Anabel Lasheras Meavilla, forma parte del patronato de las fundaciones Mujeres Felices y Castillo de Loarre. Desarrolla la RSC del Grupo Mémora y coordina la labor de la fundación Mémora en Aragón.

Profesora de educación especial, realiza desde 1992 una intensa actividad en la puesta en valor del medio rural. Senadora por Huesca y Portavoz de la Comisión de Trabajo y Asuntos Sociales en la VII Legislatura, dirigió la asociación AFAMMER en Aragón durante 15 años. De 2008 a 2011 fue Directora General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, en el Gobierno de Aragón. En 2012 puso en marcha la Fundación Paraíso. Es una gran defensora de los derechos de la mujer. Ha presidido desde 2005 a 2015 la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre. Ha sido también Consejera General de IberCaja en representación de la Comunidad Autónoma de Aragón.

1 oct. 2015


Ayer, día 30, en la Casa del Libro de Zaragoza estuve en la presentación del libro "El Castillo" de Luis Zueco. Como escribió ayer Juan Bolea que presentó a Luis, "La historia de Aragón da mucho de sí, y de su mayor conocimiento sólo pueden desprenderse ventajosas reflexiones, que nos ayuden, además, a combatir esas otras interpretaciones interesadas que tan marrulleramente tergiversan las fuentes en beneficio propio".

La novela desde sus primeras páginas es apasionante y màs si llevamos toda una vida como es mi caso precisamente en Loarre.

He de agradecer a Luis las menciones que hace a nuestra lucha en la asociación de los amigos del Castillo de Loarre por conseguir que sea declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco, y también el agradecimiento que hace a la asociación y a mi personalmente.

Como también escribe Juan, "es una de nuestras grandes referencias medievales, el Castillo de Loarre. Cuya construcción, misión, protagonismo en la defensa del Reino y grado de conservación actual lo convierten en un activo de primer orden de nuestro pasado y de nuestra riqueza patrimonial".

Mucho podríamos cambiar en esta tierra si nosotros mismos, los aragoneses, supiéramos apreciar y diéramos valor a lo que fue la cuna de Aragón.

Seguirme por email