Anabel Lasheras Meavilla, que forma parte del patronato de las fundaciones Mujeres Felices y Castillo de Loarre, desarrolla la RSC del Grupo Mémora en Aragón.

Profesora de educación especial, realiza desde 1992 una intensa actividad en la puesta en valor del medio rural. Senadora por Huesca y Portavoz de la Comisión de Trabajo y Asuntos Sociales en la VII Legislatura, dirigió la asociación AFAMMER en Aragón durante 15 años. De 2008 a 2011 fue Directora General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, en el Gobierno de Aragón. En 2012 puso en marcha la Fundación Paraíso. Es una gran defensora de los derechos de la mujer. Ha presidido desde 2005 a 2015 la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre. Ha sido también Consejera General de IberCaja en representación de la Comunidad Autónoma de Aragón.

5 mar. 2012

EL CASTILLO DE LOARRE, CANDIDATO A SER “PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD”


Nos dicen que quienes pertenecemos a la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre somos los “modernos defensores” de esta bella fortaleza románica que se yergue airosa sobre un peñasco rocoso, en Loarre, provincia de Huesca. Monumento irresistible que en su estratégico emplazamiento, entre el llano y la montaña pirenaica se eleva vigilante sobre el paisaje de La Hoya cargado de historia, de arte, de alma y de leyenda… y al que ahora nosotros queremos darle un plus de protección y de reconocimiento.

Nuestro empeño, y en él llevamos unos años, es que el Castillo de Loarre sea inscrito por parte de la UNESCO en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad, a modo de bien excepcional de tipo cultural… y que así, de esta manera, se certifique internacionalmente que esta antigua atalaya civil y militar de la Edad Media es, además, un irrepetible y majestuoso bien que hay que conservar y proteger de todo posible deterioro.

Integrado en el paisaje, el castillo y sus estancias nos traen el recuerdo de importantes reyes de Aragón y Navarra que vivieron en los siglos XI y XII. Su origen y sentido de ser hay que ir a buscarlo a épocas de la Reconquista cristiana, cuando por aquel entonces ya se dominaban al norte, política y militarmente, los condados pirenaicos de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza. El lugar de Loarre estaba emplazado en la línea de castillos fronterizos limítrofes con los reinos musulmanes del sur.

Hoy en día, desde lejos se le ve emplazado y confundido en un nido de rocas, pero hay que acercarse para apreciar la hermosura sencilla de sus detalles y rincones. Más de 90.000 personas traspasan cada año la puerta principal que se abre en el flanco oriental de su larga muralla exterior –con nueve torreones circulares, y uno rectangular que fue antaño torre puerta- la que delimita un recinto de cerca de 10.000 metros cuadrados.

Una vez dentro del espacio románico se halla la torre Albarrada o del Vigía, la cripta Santa Quiteria, la iglesia de San Pedro -lugar considerado como “la obra maestra” del castillo-, la torre del Homenaje, de cuatro pisos, y la Torre de la Reina, la más antigua de todas.

El castillo fue declarado Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional en el año 1906. Y ahora, casi mil años después de que en 1020 el rey Sancho el Mayor de Navarra lo fundara, nuestro tesón por proteger esta fortaleza quiere ir más allá: ya hemos dado los primeros pasos para que este excepcional conjunto sea declarado patrimonio de todos. En Madrid el Ministerio de Cultura ya nos dio su apoyo expreso a la idea, en estos momentos el Gobierno de Aragón apoya que el Castillo de Loarre, siga en la Lista Indicativa, en la que ya estaba y es la única propuesta que por parte de la Comunidad Aútonoma de Aragón, tiene el Consejo de Patrimonio Historico, este largo camino de ser candidatura ante la UNESCO, de ser un lugar patrimoniable,  es una aventura que nos llevará a conseguir un reconocimiento que no implica inversión económica, subvención o dinero extra… , excepto la elaboración de la candidatura, pero que supone figurar entre los mejores del mundo, en un estatus de concierto internacional, con un sello simbólico que dará mayor honor, protección y categoría a esta fortaleza de Loarre en el Alto Aragón que tanto queremos y que para muchos de nosotros es una auténtica maravilla de la humanidad.

Anabel Lasheras Meavilla, Presidenta de la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre.

Archivo

Seguirme por email