Anabel Lasheras Meavilla, que forma parte del patronato de las fundaciones Mujeres Felices y Castillo de Loarre, desarrolla la RSC del Grupo Mémora en Aragón.

Profesora de educación especial, realiza desde 1992 una intensa actividad en la puesta en valor del medio rural. Senadora por Huesca y Portavoz de la Comisión de Trabajo y Asuntos Sociales en la VII Legislatura, dirigió la asociación AFAMMER en Aragón durante 15 años. De 2008 a 2011 fue Directora General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, en el Gobierno de Aragón. En 2012 puso en marcha la Fundación Paraíso. Es una gran defensora de los derechos de la mujer. Ha presidido desde 2005 a 2015 la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre. Ha sido también Consejera General de IberCaja en representación de la Comunidad Autónoma de Aragón.

11 may. 2011

Ni mención al Estatuto de Aragón

Es incomprensible que en unas elecciones autonómicas ningún partido hable de Autonomía y ninguna candidata defienda en sus discursos el desarrollo del Estatuto de Aragón. Los que nos acusan de ser un partido voluble y sin ideología saben perfectamente, e ignoran conscientemente, que el Partido Aragonés sigue siendo firme en la defensa del autogobierno porque es precisamente donde se encuentra la solución a todos nuestros problemas, incluido el desempleo.

Con anterioridad a las movilizaciones autonomistas de los años noventa el PAR ha reivindicado el autogobierno como un instrumento decisivo para el progreso de Aragón y para la defensa de los derechos de los aragoneses, siempre en el marco constitucional de no discriminación entre territorios del Estado. La Constitución Española y el Estatuto de Aragón han sido y son las herramientas jurídicas para conseguirlo.

El PAR ha apoyado firmemente las sucesivas reformas del Estatuto de Autonomía con las que se ha logrado consolidar el autogobierno. Esto ha permitido a la comunidad aragonesa poner en marcha proyectos muy importantes para el desarrollo de Aragón, algo que sin autonomía no hubiera sido posible.

PP y PSOE culpan sistemáticamente a las Autonomías de la crisis que sufre el país. Optan por la reducción de competencias y por limitar el gasto de las Autonomías para salir de la crisis, cuando es el Estado el que debería revisar sus cuentas y rebajar o eliminar la administración de prestaciones que gestionan las autonomías como sanidad, educación o servicios sociales.

El principal objetivo del PAR ha sido y es desarrollar el Estatuto de Aragón de forma rápida y eficaz para que los aragoneses se beneficien cuanto antes de sus atribuciones. Pero lamentablemente, el gobierno de Zapatero, con la aquiescencia de los socialistas aragoneses, entiende los Estatutos de Autonomía como moneda de cambio y ha preferido desarrollar los Estatutos de aquellas comunidades con mayor peso político en Madrid. Un claro ejemplo, es la transferencia de importantes competencias que el Estado ha realizado a País Vasco y a Canarias a cambio del apoyo a los Presupuestos Generales del Estado.

Mientras que el PSOE cumple con aquellos territorios que le son más rentables políticamente, castiga a Aragón incumpliendo numerosos acuerdos alcanzados en las reuniones bilaterales celebradas hasta el momento. La negociación de un modelo de financiación propio, la gestión de la reserva hídrica del Ebro de 6.550 hm3 que proteja las necesidades presentes y futuras de agua de Aragón, la firma de convenios para ejecución de obras de interés general o las inversiones prioritarias del Estado en nuestra comunidad, son acuerdos alcanzados que después de año y medio continúan bloqueados.

El Estatuto de Aragón es uno de los más avanzados de España, concede más derechos a los aragoneses y equipara el grado de autogobierno a textos como el Estatut catalán y al de las comunidades más desarrolladas del Estado. Pero lo que el Estatuto ofrece a los aragoneses el PSOE lo niega y, sin embargo, lo concede a otros territorios.

Los aragoneses ganamos con el Estatuto si existe voluntad política para su desarrollo y de momento ni los gobiernos del PP ni los del PSOE han demostrado interés en avanzar en el autogobierno de Aragón. Y preocupante es, que en esta campaña en la que estamos inmersos las candidatas sigan ignorando en sus discursos la defensa y el desarrollo del Estatuto.
Bookmark and Share

Archivo

Seguirme por email