Anabel Lasheras Meavilla, que forma parte del patronato de las fundaciones Mujeres Felices y Castillo de Loarre, desarrolla la RSC del Grupo Mémora en Aragón.

Profesora de educación especial, realiza desde 1992 una intensa actividad en la puesta en valor del medio rural. Senadora por Huesca y Portavoz de la Comisión de Trabajo y Asuntos Sociales en la VII Legislatura, dirigió la asociación AFAMMER en Aragón durante 15 años. De 2008 a 2011 fue Directora General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, en el Gobierno de Aragón. En 2012 puso en marcha la Fundación Paraíso. Es una gran defensora de los derechos de la mujer. Ha presidido desde 2005 a 2015 la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre. Ha sido también Consejera General de IberCaja en representación de la Comunidad Autónoma de Aragón.

27 abr. 2011

Sólo el PAR puede frenar la llegada del tripartito


Las diversas encuestas publicadas en los últimos días, no sólo la del Heraldo, apuntan a una ligera recuperación del partido socialista y a un techo ya alcanzado por el Partido Popular.

En clave regional, se apunta un empate técnico entre populares y socialistas pero ninguno logra pasar de los 27 diputados lo que evidencia la necesidad de pactos de gobiernos. Ahí entra el PAR, tercera fuerza con mayor representación y nuestro compromiso de no formar parte de un gobierno por debajo de ocho diputados, algo que no todos asumen, pues queremos seguir desarrollando, como hasta ahora, nuestro programa que si no lo hemos desarrollado más es por carecer de la representación suficiente.

Necesitamos fuerza, necesitamos un grupo sólido y numeroso en las Cortes para garantizar un gobierno aragonesista que gobierne para todos, no para una parte de la sociedad. Si el PAR no logra esa representación mínima, es absurda nuestra participación en un gobierno para garantizar únicamente una estabilidad institucional, aunque queda demostrado que es el PAR la única formación que puede garantizarla.

Y si el PAR no participa, sólo hay un gobierno posible, un tripartito de izquierdas que se pondría rápidamente de acuerdo. Sería el peor escenario posible para Aragón en estos momentos. Un tripartito en Aragón, tan semejante al catalán, que tan nefasto legado ha dejado en la comunidad vecina, sería enterrar las posibilidades de recuperación de nuestra economía.

Ningún gobierno de izquierdas ha sacado jamás a un país de la crisis, Para salir de la crisis hay que crear empleo, y el empleo lo crean las empresas. Difícilmente puede hacerlo un gobierno que no cree en la iniciativa privada, que sólo concibe lo público. La izquierda de este país se ha caracterizado más por combatir la riqueza que por eliminar la pobreza y sus posiciones sectarias podrían llevarnos a la ruina.

La única solución es consolidar la opción de centro que representa al PAR. El PP por sí sólo no puede, pero una presencia importante del PAR evitaría la mayoría del tripartito. La única opción válida para frenar la llegada del tripartito es el PAR.

Bookmark and Share

Archivo

Seguirme por email