Anabel Lasheras Meavilla, que forma parte del patronato de las fundaciones Mujeres Felices y Castillo de Loarre, desarrolla la RSC del Grupo Mémora en Aragón.

Profesora de educación especial, realiza desde 1992 una intensa actividad en la puesta en valor del medio rural. Senadora por Huesca y Portavoz de la Comisión de Trabajo y Asuntos Sociales en la VII Legislatura, dirigió la asociación AFAMMER en Aragón durante 15 años. De 2008 a 2011 fue Directora General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, en el Gobierno de Aragón. En 2012 puso en marcha la Fundación Paraíso. Es una gran defensora de los derechos de la mujer. Ha presidido desde 2005 a 2015 la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre. Ha sido también Consejera General de IberCaja en representación de la Comunidad Autónoma de Aragón.

21 abr. 2011

Anabel Lasheras en la candidatura de La Fueva, Sobrarbe

Por lo visto ha sorprendido a algunos el que vaya de candidata en la lista electoral del PAR, mi partido, al Ayuntamiento de La Fueva. Quizás lo que más debería sorprender es que en las últimas convocatorias electorales haya sido tan difícil para otras fuerzas políticas presentarse.

He tenido muchas reuniones con personas del Sobrarbe y también de La Fueva. Algunos habrían querido encabezar o simplemente ir en la lista del Partido Aragonés de La Fueva. Pero a veces hay gente que parecen anclados en el siglo pasado y que de hecho parecen controlar un territorio como propio y otros que ciertamente tienen miedo o precaución ante lo que pueda pasar.

El presentarse personas que no viven en el pueblo no significa nada, como ayer le decía a una periodista. También hay gente que ha nacido en un pueblo y se presenta en la lista sin vivir en él. ¿Qué es peor, presentarse por un lugar que frecuentas quincenalmente, sin ser de allí, pero con un compromiso con la gente, o  haber nacido en un sitio y presentarte como candidato, pero sin conocer los problemas de sus habitantes y además no ir por allí? Creo, que claramente la segunda opción, que no es la mía.

Las listas fantasmas son otra cosa. Pero incluso éstas en nuestra democracia han servido. ¿Cuantos aragoneses no nos hemos presentado en comunidades vecinas durante los años peores?  La democracia de un solo partido no existe y el bipartidismo, en España, tampoco. O no debiera.

Bookmark and Share

Archivo

Seguirme por email