Anabel Lasheras Meavilla, que forma parte del patronato de las fundaciones Mujeres Felices y Castillo de Loarre, desarrolla la RSC del Grupo Mémora en Aragón.

Profesora de educación especial, realiza desde 1992 una intensa actividad en la puesta en valor del medio rural. Senadora por Huesca y Portavoz de la Comisión de Trabajo y Asuntos Sociales en la VII Legislatura, dirigió la asociación AFAMMER en Aragón durante 15 años. De 2008 a 2011 fue Directora General de Desarrollo Sostenible y Biodiversidad, en el Gobierno de Aragón. En 2012 puso en marcha la Fundación Paraíso. Es una gran defensora de los derechos de la mujer. Ha presidido desde 2005 a 2015 la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre. Ha sido también Consejera General de IberCaja en representación de la Comunidad Autónoma de Aragón.

16 dic. 2009

Conservar los espacios protegidos de Aragón

Aragón es una de las Comunidades con más espacios protegidos. Tras la reciente incorporación del nacimiento del Río Pitarque (Teruel), ya cuenta con catorce espacios naturales y 154.729 hectáreas protegidas, casi el 5% del territorio. Los ayuntamientos al cargo de estas zonas reciben 84,15 euros por cada hectárea protegida. Así, siendo que en 2009 –antes de la inclusión en la lista del nacimiento del Río Pitarque- eran 154.615 las hectáreas incluidas dentro de los espacios naturales, la inversión anual por parte del Departamento de Medio Ambiente ha superado los trece millones.
Como he explicado hoy ante la prensa "Hay distintas figuras de protección, pero dentro de la diferenciación de las figuras, en Aragón todas las zonas son iguales y perciben la misma cantidad económica por hectárea".
De cara al 2010, se prevé la inclusión de cuatro espacios naturales más: Foces de Fago y Biniés, Santa Orosia y Sobrepuerto y el Monumento Natural de los Órganos de Montoso. No obstante, el reto, “más que alcanzar un mayor número” de estas zonas, es tener presupuesto para que la dotación de esos nuevos espacios esté garantizada y se den nuevas posibilidades de desarrollo, a la par que se conserven las singularidades medioambientales.
“Aumentar por aumentar tiene un sentido relativo. Lo que tiene sentido es que en un momento económico como el actual seamos capaces de que la dotación de un nuevo espacio sea una puerta abierta a la esperanza para los habitantes de esos territorios, y que vean que existen subvenciones para los ayuntamientos y para mejorar sus empresas sin perder de vista la protección ambiental”Bookmark and Share

Archivo

Seguirme por email